Nunca recuerdo cuánto cuestan las cosas. De hacerlo, mi conciencia no me soportaría… ni yo.

Anuncios